Avances diarios

por Pablo

Velero Playa

20 de Julio de 2012

Martín sigue progresando cada día. Han venido sus primas a pasar unos días con nosotros, y está interactuando con ellas. Ahora cuando vamos a la playa ya no busca la autoestimulación sino que observa a las personas y niños que están en su entorno. Por ejemplo ahora le da miedo estar en el agua del mar sólo, porque es consciente que hay medusas y otros animales y les tiene respeto. Antes sólo buscaba las sensaciones del agua, los brillos del sol en el agua, y las olas. Ayer por ejemplo le daba miedo un señor porque era muy grande con una gran barriga; entonces vino corriendo a mi buscando protección. Hace muy poco tiempo no se habría dado cuenta que esa persona estaba cerca de nosotros. También intentó hacer una sirena en la arena como lo estaba haciendo una niña que estaba próxima a nosotros. Otro gran avance que hoy a ocurrido, es que ha permitido estar todo el día sin protestar, ni llorar, con otra funda de almohada distinta a la suya. Siempre duerme con su almohadita que tiene una funda de rayas que le encanta, y pasa además mucho tiempo con ella durante el día, pues cuando está cansado la agarra y se siente protegido y acompañado. Teníamos sólo una funda de almohada como esa y tuvimos que hacerle más, obteniéndolas de las sábanas, pues no quería ninguna otra. Creo que tenía que ver algo con las rayas y el tacto.
Presta mucho más atención al ver libros o al jugar, también le empiezan a gustar otro tipo de películas de dibujos como UP, Nemo, etc. Nos va diciendo lo que sucede en las escenas con mucho énfasis y emoción.

22 de Julio de 2012

Hemos estado esta noche en las fiestas del pueblito y ha sido una noche para no olvidar. Martín ha saltado en las camas elásticas con sus amiguitas y su hermano; después ha montado en la noria, y nos decía “adios” cada vez que pasaba por abajo; y luego lo he subido en los coches de choque a mi lado. Era emocionante verle reír cada vez que nos chocaban o chocábamos. Pero lo mejor de todo es que hemos podido hacer todo esto sin rabietas, en algún momento ha llorado un poco, pero entendía perfectamente que la historia terminaba e íbamos a otra cosa. Lo mismo nos está sucediendo cada tarde cuando vamos a la playa pues está irreconocible. No sólo no busca autoestimularse corriendo sin parar por la orilla del mar sino que quiere jugar con nosotros cada día un poco más. El año pasado cuando íbamos a la playa, nunca podíamos estar ni un minuto sentados, pues o quería estar dentro del agua en donde giraba a veces sobre si mismo buscando los brillos del sol en el agua o corría sin parar por la orilla sin atender a nuestras llamadas. En la playa teníamos dos opciones o ir detrás  de él, hacia un lado y después hacia el otro (una kilometrada) o estar en el agua en donde rápidamente se zafaba de nosotros para estar a su aire.

23 de Julio de 2012

Hoy en la playa hemos estado haciendo castillos de arena, Martín no ha querido bañarse ha dicho al llegar que había bandera amarilla (no se si sabe lo que significa), el caso es que cuando se ha acercado no lo ha visto claro pues las olas eran más fuertes de lo habitual y no ha querido meterse en el mar. Entonces nos hemos puesto a jugar con la arena y el agua. A Martín no le gusta mancharse con la arena, es por la sensación táctil que le incomoda. De hecho no se sienta en la arena aunque lleve bañador y en cuanto se mancha las manos de arena se va rápido a limpiarse con el agua de la orilla. Por esto también es difícil que se ponga a jugar mucho tiempo haciendo castillos. Hoy sin embargo ha sido posible, y después nos hemos puesto los tres chicos a rebozarnos por la arena. Martín por iniciativa propia se ha puesto también ha imitarnos. ¡Increíble!
Antes de ir a dormir he puesto en la tele unas fotos de un viaje que hicimos a la India mi pareja y yo; Martín y su hermano estaba como loco diciendo papa y mama cuando aparecíamos, también cuando salía alguna cosa que a él le gustaba.

Otra cosa que nos ha dejado alucinados es que ¡Martín ha hablado en sueños!, esto la verdad que me hace mucha gracia. Tanto tiempo esperando a sus palabras y ahora no para de hablar, incluso en sueños. Su mamá y yo estamos muy felices.

Anuncios