Celiaquia y novedades

por Pablo

celiaquiaHace ya algo más de dos meses que no publico ninguna entrada en el Blog pues casi no tengo tiempo, ni para reflexionar sobre lo que va sucediendo. A veces es necesario parar un momento y echar la vista atrás para ser consciente de todo este proceso que estamos viviendo en el crecimiento de Martín. Además hemos vuelto a pasar momentos muy duros en la familia pues nos hemos enterado en estos meses que nuestro hijo pequeño es celiaco, es decir más de lo mismo. Llego a esta conclusión debido a los cambios de comportamiento tan grandes que ha sufrido. Resulta que el comportamiento del chiquitín también cambió hace aproximadamente un año, después de una infección de oído y después de darle antibióticos como nos prescribió su pediatra. SI, dos veces en la misma piedra. Sólo dos veces (una vez a cada uno) hemos medicado a nuestros hijos con antibióticos; y el resultado para su intestino ha sido nefasto. Porque a partir de ese momento el pequeñín también se volvió malhumorado, empezó a  dormir mal, y comenzó a tener unas rabietas muy muy exageradas. Ya llevamos más de dos meses con la dieta libre de gluten, y por supuesto algunas cosas más que por nuestra experiencia consideramos no adecuadas, y después de estar algunas semanas con un comportamiento “terrible”, ha vuelto a la normalidad. Hasta el punto que también ha avanzado mucho en el lenguaje, y en psicomotricidad (tono muscular, equilibrio, etc).

El pequeñín nunca ha llegado a tener los problemas de Martín, pero si presentaba algunos trastornos en el comportamiento, y en su desarrollo. Esto en mi opinión evidencia que el problema principal de mis hijos está en el intestino. Tal vez Martín, tiene el sistema inmunológico más afectado, y seguramente el pequeñín no tiene problemas para destoxificar, y su metabolismo funciona mejor.

Martín sigue avanzando, en este tiempo ha mejorado sobre todo en la relación con los demás. Estos niños cuando empiezan a relacionarse de manera más efectiva, primero lo hacen con animales, después con sus padres, al seguir avanzado empiezan a interaccionar con otros adultos y finalmente con otros niños (que es el reto más complicado). Bien pues Martín comenzó a jugar con su hermano pequeño y actualmente ya juega con otros niños, sobre todo si son conocidos. Nos dice su profesora que en el recreo ya juega con los demás compañeros. Además ha aprendido a montar en bicicleta; hasta ahora le daba miedo o no le encontraba “el chiste”. También le encanta montar en las motos correpasillos, así que en la plaza se junta con otros niños y van como manada de motoristas super felices.

Otro de los grandes avances de Martín, es que ha comenzado a probar comida. Ya ha comido saltones (pescados pequeñitos parecidos a los boquerones), tortilla de patatas, arroz con tomate, pasta con tomate y alguna cosa más. Esto es un avance muy importante, pues antes no era capaz de meterse a la boca nada que la textura no le cuadrara. Sólo comía pures y patatas fritas. Aún así, en este sentido todavía tiene días que no le apetece mucho, y algunas cosas no se atreve a probarlas.

Ha tenido un par de semanas recientemente en las que ha estado más irritable, protestando mucho, y comiendo peor. Ha coincidido con que ha estado mal de la garganta, con muchas tos y mocos. Como he explicado en otras ocasiones, al ser un niño inmunodeprimido, cualquier problema de este tipo, le afecta mucho en su comportamiento; teniendo retrocesos en muchos aspectos, incluido el lenguaje, la comunicación, la motricidad. Por suerte al estar Martín en unas condiciones muy buenas, esta regresión ha sido mucho más suave que el invierno pasado. No ha dejado de hablar, pero si ha estado algo distinto. De hecho, su profesora nos ha llamado a tutoría, y nos ha dicho que no sabía que sucedía con Martín pues estaba más esquivo, no participaba tanto en clase y no quería hacer sus fichas. Nos dijo que al comienzo del curso era el niño que mejor hacía las fichas, pero que de repente es como que no le motivaba, pues ya sabía hacerlas, y se aburría. Curiosamente esto suena, a lo que les sucede a los niños con TDAH, que al final y al cabo es el hermano menor o más leve dentro de un TGD. Parece ser que Martín ahora está remontando de nuevo, así lo notamos nosotros y también lo están comprobando en el cole.

Lo duro de esta enfermedad, es que a veces parece que ya estás de salida, y que la evolución es imparable, pero su vulnerabilidad nos pone en el sitio; pues se produce un parón o retroceso. Después vuelven a despegar con fuerzas renovadas. Esto es así, hay que aprender a aceptarlo y vivirlo. Es difícil ahora saber que sucederá en el futuro. Lo importante es que vamos saliendo de los diagnósticos más severos, camino de la “normalidad”.

Anuncios